miércoles, 24 de septiembre de 2008

Delegar nos lleva al éxito en el liderazgo




Por Rick Warren
”Existe un poder increíble en la cooperación. Hacemos nuestro mejor trabajo cuando no peleamos por posiciones o tratamos de edificar basados en poder, pero trabajamos mejor cuando edificamos las fortalezas de los que nos rodean e ignoramos las debilidades”.
“Los pastores que marcan la pauta deben aprender a delegar”.

Yo se que en mi propio estilo de liderazgo debo hacer esto. Yo soy la persona que lleva la visión, y francamente los detalles no me interesan mucho. Mi liderazgo no seria efectivo sin las personas que me rodean cuyos talentos y dones complementan los míos. Yo he visto como Dios ha hecho cosas maravillosas en la Iglesia Saddleback con todos haciendo lo que les llamo a hacer. Dios, es después de todo, el dador de la visión y quien provee las personas correctas para que manejen los detalles que dan vida a la visión.No hay nada correcto o incorrecto al ser un líder que comunica y lleva la visión. Esto es simplemente la manera que Dios me creo. A lo mejor lo hizo a usted de una manera diferente. La clave es que cada uno reconozca su estilo personal, y de esa manera podremos reclutar un equipo que complemente y fortalezca nuestro estilo de liderazgo.Esto es vital por que Dios creo a la iglesia como el Cuerpo de Cristo con dones, y diferentes partes. Cada parte es necesaria para la salud global del cuerpo. Dios nos esta diciendo, “Acepta el mensaje, ayúdense unos a otros”. No hay Llaneros Solitarios en el Reino de Dios. Estamos en esto juntos, somos un equipo. Existe en poder increíble en la cooperación. Hacemos nuestro mejor trabajo cuando no peleamos por posiciones o tratamos de edificar basados en poder, pero trabajamos mejor cuando edificamos las fortalezas de los que nos rodean e ignoramos las debilidades.
¿Debe dirigir el pastor?
“Nuestro llamado como pastores conlleva con si la responsabilidad delante de Dios de la salud y crecimiento espiritual de su pueblo. Si nos preocupamos de quien imprime el boletín, quien esta en la escuela de niños, nos salimos de lo que Dios quiere que hagamos, nos distraemos y dejamos nuestro llamado principal a un lado”. Rick Warren
Pablo le dijo a los efesios que Dios “Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros”. El estaba claro acerca de los roles del liderazgo en la iglesia: “a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo” (Efe. 4:11-12). Por definición un pastor es un líder y como pastor tengo la responsabilidad de preparar al pueblo de Dios para su servicio.Yo pienso que también en el reto e Jesús a Pedro después de su resurrección: “¿Pedro me amas? … Alimenta a mis ovejas”. Como pastores, demostramos nuestro amor por Cristo cuando cuidamos y amamos a su pueblo. Lo alimentamos, lo nutrimos y lo guiamos, de esta manera amamos a Cristo.Así que lo que nos dice Pablo, el ejemplo y reto de Jesús a Pedro silencia la pregunta. Cuando el amor es la base no nos sentimos presionados para liderar, entonces usamos los dones dados por Dios los podemos usar en la manera para la cual fuimos creados, dirigimos con gracia y estamos dispuestos a hacerlos con honestidad, integridad, poniendo las necesidades de otros por encima de las nuestras.Esta clase de liderazgo no controla y no oprime. Es una guía, y una persona que no teme ser el ejemplo de lo que predica. Es un llamado difícil pero vale la pena.
¿Se puede aprender a liderar?
El llamado a liderar a veces se siente como algo que no nos sentimos equipados a hacer. Conocemos nuestros dones y sabemos que están el área de predicación y enseñanza, y no en administración, pero vemos como nuestro rol como líder nos lleva a administrar.La buena noticia es que aunque nunca seamos excelentes en la administración, podemos aprender a ser más efectivos. Peter Drucker explica en su libro El ejecutivo Efectivo (The Effective Executive) que “El ejecutivo efectivo es diferente de un medico o un maestro o un violinista, lo que tienen en común es la practica que los hace efectivos en lo que hacen y lo que son”. El dice que la palabra práctica significa que estos hábitos se pueden aprender, si los repetimos una y otra vez con el violinista repite las escalas musicales.Muchas de las prácticas que describe Drucker y que conlleva al éxito en el trabajo pueden ponerse fácilmente en practica dentro de la iglesia. Un ejecutivo efectivo dice Drucker:
· Sabe que su tiempo expira.
· Se concentra en la meta deseada.
· Edifica en las fortalezas de otros y las de ellos.
· Concentra sus esfuerzos donde percibirá el mayor beneficio.
· Son cuidadosos y buenos tomadores de decisiones.
Nosotros podemos decir lo mismo acerca de un pastor efectivo, el practicar estos hábitos nos hace más eficientes en el pulpito, nuestras reuniones de staff, y nuestras interacciones con la junta directiva de nuestras iglesias.
Liderar con recursos limitados
A pesar que yo practico estos hábitos regularmente, cuando la iglesia ya tenia tres años de fundado descubrí que necesitamos la ayuda de un líder con el don de la administración. Alguien que desea involucrarse y asegurarse de que la visión se lleve a cabo. Reclutamos a Glen Kreun para que fuera nuestro pastor ejecutivo, el tiene el don de la administración, cuidar de los detalles y mantener el equipo en la pista correcta todos los días.Su iglesia a lo mejor tiene los recursos para pagarle a alguien como Glen para que lleve las riendas administrativas, si tiene los recursos y eso don no esta disponible en su equipo, reclute a alguien que lo ayude.Pero si carece de los recursos para crear una posición paga, una buena solución es reclutar un voluntario con dones en esta área, alguien de confianza y honesto para que llene la necesidad.En el Ministerio Conducidos con Propósito usamos el acróstico: F.O.R.M.A. nos ayuda reclutar a las personas adecuadas en nuestro equipo, por que conocemos varias cosas sobre ellos que están bien definidas en FORMA, de esta manera les podemos ayudar a encontrar un sitio en el ministerio donde pueden usar sus dones, y podemos delegarles tareas especificas con confianza. Podemos dejar un proyecto en sus manos y así permitirles la libertad para que lo llevan a cabo por si mismo y cumplan con las metas establecidas.
Tiempo para liderar
Una de las razones que avala la delegación la podemos encontrar en cualquier libro de administración. No podemos hacerlo todo nosotros, tenemos que aceptar nuestras limitaciones. La manera más rápida de quemarnos es tratar de ser Superman.Llevemos la idea un paso más adelante. Nuestro llamado como pastores conlleva con si la responsabilidad delante de Dios de la salud y crecimiento espiritual de su pueblo. Si nos preocupamos de quien imprime el boletín, quien esta en la escuela de niños, nos salimos de lo que Dios quiere que hagamos, nos distraemos y dejamos nuestro llamado principal a un lado. Necesitamos mantener el ministerio y la administración en equilibrio, cuando delegamos nos ayuda a mantener el balance.
Yo he encontrado algunas claves que me ayudan a delegar de una manera efectiva:
· Divida las metas en pequeñas tareas.
· Cuando empezamos la iglesia, yo hice de cada persona un comité de una sola persona.
· Cada uno tenía una responsabilidad. Una persona se encargaba de la impresión del boletín, mientras otro se encargaba de la clase de niños. Cada quien tenia una tarea especifica que llevar a cabo.
· Desarrolle descripciones de cargo claras. Su staff merece conocer que se espera de ellos.
· Combine a la persona correcta con la tarea que encaje con ellos. La persona equivocada para una tarea puede llevarlo a toda clase de problemas motivacionales.

Delegar es más que solo darle el trabajo a otro
Usted necesita entender lo que requiere la tarea y la FORMA de la persona para que pueda llevar a cabo la tarea con excelencia. Delegar es acerca de dar libertad y equipar a las personas para que sean creativas en la manera que llevan a cabo las metas establecidas.En la Iglesia de Saddleback tenemos unos equipos maravillosos de voluntarios. Yo personalmente me beneficio de ellos regularmente. Mi jefe de personal, David Chrzan, coordina un sin numero de equipos de voluntarios, incluyendo investigación que lo conforman personas que leen materiales impresos y electrónicos, para brindarme historias y ejemplos que puedo usar en mis sermones.Otro equipo de voluntarios hace resúmenes de libros como parte de su ministerio. Este equipo fue sugerido por los mismos voluntarios y esta dirigido por un hombre retirado que era un ejecutivo de publicidad. El sabe su don, y busco una manera de usarlo para liberar la carga de su pastor.Cuando delegamos dejamos el control, pero recibimos mayores beneficios, tenemos acceso a una creatividad ilimitada, energía y nos rodeamos de personas dispuestas y con dones de ayuda.
La medida de éxito de un líder
En nuestro ministerio hemos identificado cinco propósitos que Dios le ha dado a la iglesia:
· Membresía.
· Madurez.
· Ministerio.
· Misiones Magnificación (Adoración).
Podemos medir nuestro éxito como pastores y lideres cuando estos cinco están en equilibrio. El balance es la medida crítica que nos indica la salud de la iglesia, la carencia de balance manifiesta una iglesia enferma.Ya lo he dicho pero creo que amerita que lo repita: ningún líder puede darle su todo a los cinco propósitos. Es nuestra responsabilidad como pastor discernir y luego seleccionar creyentes con los dones adecuados para llevar a cabo otros propósitos.
Un pastor como ministro no es una relación correcta, todos los creyentes son ministros, cada creyente es responsable de usar sus domes, corazón, habilidades, personalidad y experiencia para el beneficio del Reino de Dios.
Es la responsabilidad de los líderes identificar la FORMA y ayudar para que encuentren el sitio adecuado para ponerla al uso de Dios de una manera compatible. Es así como somos exitosos como pastores. De esta manera estamos más cerca de seguir el ejemplo que nos dejo el Maestro de un líder-siervo.
“Nuestro llamado como pastores lleva la responsabilidad delante de Dios de la salud y crecimiento espiritual de su pueblo. Si nos preocupamos de quien imprime el boletín, quien esta en la escuela de niños, nos salimos de lo que Dios quiere que hagamos, nos distraemos y dejamos nuestro llamado principal a un lado”. Rick Warren